PUBLICIDAD
UN CAOS

El Gobierno siembra la guerra en las comunidades de vecinos. Por Julio Ariza

|

La palabra que mejor define la gestión gubernamental de la crisis es la palabra “caos”. Pero el caos siempre termina en enfrentamiento. La última deposición (perdón por el recurso a la escatología pero se impone) del tándem Iglesias-Illa ha sido a costa de la regulación del uso de las zonas comunes (jardines, patios, fundamentalmente) en las urbanizaciones privadas. 

Llevan toda la semana confundiendo a los españoles con la salida controlada de los menores a la calle. Primero fue cambiar el límite de edad de los niños, y pasaron de los 12 a los 14 años; luego salió la portavoz del Gobierno (con voz de faralaes) y confundieron a todo el país diciendo que los niños solo podrían acudir a los supermercados y a los bancos, o sea, justo donde no deberían ir; dijeron también que la salida de los menores a las zonas comunes de las urbanizaciones era una decisión que correspondía tomar a las comunidades de propietarios, con escándalo y protesta de los Administradores de Fincas que pedían claridad, criterio y seguridad jurídica para salvar responsabilidades futuras; después salió el reverendo Iglesias (con voz de torturador) y acusó a la portavoz de informar mal a la gente, lo cual ella negó de inmediato; al fin salió Illa (desganado y con gafas de Umbral) desmintiendo a todos los demás y señalando que los niños (un máximo de tres) podrían acompañar a sus padres de 9 a 9 a la calle, en el radio de un kilómetro de la casa y que además se les permitiría salir a las zonas comunes de las urbanizaciones, hasta ahora cerradas a los vecinos. Sin embargo, hete aquí que la Orden publicada al día siguiente en el BOE por el propio Ministro de Sanidad, con fecha 25 de abril, o sea hoy, no dice nada del uso de zonas comunes en las urbanizaciones. Ni se refiere a ese extremo. Sólo regula la salida a las calles y a las zonas y espacios públicos, pero como a nadie se le escapa una zona común no es de uso público sino de uso privado comunitario, lo cual es totalmente distinto, tanto desde el punto de vista de su regulación como de su utilización. Como es evidente, la declaración de un ministro en una rueda de prensa no es, por ahora, fuente del derecho. Sí lo es la norma publicada en el BOE, que no dice nada. Como no dice nada, parece que no se levanta la prohibición anterior. Los Decretos que han regulado el estado de alarma (fundamentalmente los de 14 y 18 de marzo) establecen excepciones muy explícitas y determinadas a la prohibición total de salir durante su vigencia y entre esas excepciones no figura la salida a las zonas comunes de las urbanizaciones privadas. La Orden Ministerial, que no dice nada al respecto, no ha introducido la excepción y no ha levantado, por tanto, la prohibición. 

PUBLICIDAD

El problema es que esta trup en forma de gobierno ha sumido a las comunidades de propietarios en un caos. Unos, los que quieres usar los espacios comunes, se aferran al clavo ardiendo con las palabras de Illa; otros se remiten a la norma publicada en el BOE. Los Administradores de Fincas no pueden (es lógico) aconsejar a los presidentes un criterio de apertura al margen de la norma que puede llegar a conllevar responsabilidades futuras en casos de contagio. Es natural que tampoco los presidentes quieran asumirlo. Unos vecinos se enfrentan a otros. Las comunidades de propietarios, de por sí poco pacíficas, se han convertido por mor de este disparatado gobierno en un campo de batalla. La guerra está sembrada. Esto va de mal en peor.

Dios, qué buen vasallo si hubiera buen Señor.